«Storytelling» y marca personal

Descubre todo lo que un buen relato de storytelling puede hacer por tu marca personal.

Vaya lata que te estamos dando casi a diario con el storytelling, ¿verdad?

Quizás estés preguntándote si es cierto que el storytelling es tan necesario para fortalecer tu marca personal. Tengo una respuesta para ti, una respuesta en forma de pregunta: ¿por qué crees que las empresas más grandes del mundo invierten enormes sumas de dinero en crear y mantener sus respectivos relatos de marca, sus respectivos storytelling?

Pero basta ya de preguntas, pues escribo estas líneas para intentar aportar algunas respuestas a tanto interrogante.

El storytelling o, mejor aún, la narrativa de marca o narrativa corporativa puede hacer mucho por tu marca personal, aunque no seas una empresa, aunque solo seas (¡solo!) un emprendedor. Nada más y nada menos que un emprendedor.

Si conseguiste captar a tus mejores clientes por precio, probablemente saldrán por la misma puerta. Si conseguiste captarlos por una cuestión de velocidad, algún día saldrán por la misma puerta y en la misma dirección: la competencia.

Solo si conseguiste captar a tus clientes por las emociones, enamorándolos, haciéndolos sentirse atraídos por tu marca y por los valores que la representan, podrás estar seguro de que seguirán trabajando contigo.

Pues justo eso es lo que se consigue con un buen relato de marca, con un buen storytelling: que tus clientes te reconozcan por los valores que tu marca inspira, por los valores que puede esperar de tu marca.

Un relato de marca bien estructurado y bien expuesto puede comunicar con las emociones más íntimas de tus clientes, dejando en ellos una profunda huella que tardarán mucho tiempo en olvidar.

Un buen relato de storytelling puede hablar, y muy bien, de tu marca personal mientras te ocupas de hacer crecer y de consolidar tu actividad profesional. Crea un relato y ponlo a trabajar para tu marca personal.

Si lo que caracteriza tu marca es, por ejemplo, un trabajo especializado en una materia en la que se exigen vastos conocimientos y una enorme experiencia, un relato puede transmitir esa idea mejor y de una forma más duradera que todas las cifras y datos que puedas aportar sobre esos conocimientos y sobre esa experiencia. Un buen relato es capaz de instalar tu marca personal (y sus valores) en la mente de tus clientes mucho mejor que el dosier informativo más completo y mejor escrito de la historia.

Las informaciones son efímeras, las emociones son perdurables. Un relato de storytelling comunica tu marca personal a tus clientes con el sello perdurable de las emociones.

Escrito por Víctor J. Sanz, autor de El arte de contar historias.

Víctor J. Sanz y su libro sobre storytelling

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *