Conoce a los autores: Jose Barroso

Con esta sección queremos que los lectores se acerquen a los autores. A lo largo de varias preguntas cortas encontraréis recomendaciones, anécdotas, curiosidades…

Jose Barroso es el autor de El enigma Quijote, el último lanzamiento de {Pie de Página} y de la colección Tinta Negra.

 

Jose Barroso nació en 1976 en Ronda (Málaga) y vive actualmente en Granada. Tras más de quince años dedicado al marketing empresarial y a los negocios, inicia su carrera como novelista con El secreto de Arunda (Fanes, 2014), una novela ambientada en la ciudad de Ronda durante la reconquista de los Reyes Católicos. Amante de la historia, de sus enigmas y de sus conflictos, intenta ofrecer una visión rigurosa y realista de los acontecimientos que relata desde la más absoluta documentación.

Después de la publicación de tres novelas históricas, aborda su primer texto contemporáneo con El enigma Quijote.

  1. ¿Crees que se puede tener un solo libro favorito? Si es así, dinos cuál es el tuyo.

No lo creo. Todos los lectores hablamos de «nuestros libros de cabecera», en plural. Para mí es imposible quedarme con un solo título, pero me ocurre algo similar con la música o el cine. La elección de un favorito está relacionada con los estados de ánimo y los momentos vitales por los que transitamos, de modo que acotarlo a un solo título supone una estabilidad que debe parecerse mucho al aburrimiento. Teniendo todo esto en cuenta, te daré algunos títulos; Sinuhé el egipcio, Yo, Claudio, El señor de los anillos, Cien años de soledad o, por supuesto, el Quijote.

  1. ¿Lees en papel o en digital?

Ambos. No cambio el tacto del papel por nada, soy de la vieja escuela. Pero aprecio la facilidad, ligereza y calidad de los formatos digitales. Mi carrera literaria comenzó con novelas históricas documentadas en base a textos de Cicerón, Tito Livio, Julio César, etc. Tener todo eso a mano y poder buscar un determinado pasaje en un instante es algo que solo puede hacerse digitalizando las obras de consulta

Además, viajo mucho y la forma más sencilla de moverte y poder llevar tu biblioteca a cuestas es un Kindle.

  1. Cuando lees un libro, ¿te gusta subrayar, anotar, doblar las páginas… o lo dejas inmaculado?

Inmaculado, podría venderlos como nuevos. Yo hago cientos de anotaciones, sobre todo cuando la obra que estoy leyendo está destinada a mi propia documentación, pero todos tenemos a mano soportes donde tomar notas, impresiones y literalidades. En cualquier dispositivo electrónico de los que tengo a mi alrededor hay varios cientos de notas. Cuando empiezo con una historia necesito recurrir a todos ellos para ordenar y recordar ideas. Precisamente en ese momento pienso siempre en establecer algún método más pulcro para mis notas, pero siempre lo dejo para la siguiente novela.

  1. Si puedes elegir, ¿lees los libros traducidos o en el idioma original?

Por supuesto originales. A mí me gusta acceder a una obra tal y como la concibió el autor. Me ocurre lo mismo con el cine y otras disciplinas artísticas. Tengo un amigo francés que aprendió castellano para poder leer el Quijote y captar su esencia original; soy exactamente de la misma opinión.

  1. ¿Qué libro te gustaría haber escrito?

Cuando tenía 13 años leí Sinuhé, el egipcio e inmediatamente supe que quería ser escritor. Tenía que aprender a crear el abanico de sensaciones que aquella novela había provocado en mí: euforia, tristeza, nostalgia, hacer la risa brotar e incluso acelerar el corazón mediante la palabra escrita. Sinuhé me convirtió en escritor, de modo que, si tuviese que sustituir a un autor, sería Mika Waltari.

  1. ¿Eres más un ratón de biblioteca o un comprador de libros compulsivo?

No me aplicaría nunca el adjetivo «compulsivo», pero prefiero comprar los libros, conservarlos y aumentar mi biblioteca; la simple contemplación de mis estanterías cargadas de ejemplares me resulta agradable.

  1. ¿Eres de los que no devuelven los libros cuando se los prestan o de los que no prestan los libros porque no los devuelven?

Mi padre, que era un gran lector, decía que conocía a personas que habían conseguido toda su biblioteca gracias a no devolver nunca un libro prestado. Siempre devolvía los que le prestaban, aunque rara vez tenían esa consideración con él. Yo adopté la misma política. Devuelvo rápida y escrupulosamente aquellos ejemplares que me dejan y, te soy sincero, no me gusta prestar los míos; siempre me queda la sensación de que nunca volveré a verlos.

  1. ¿Lees en completo silencio o con música de fondo?

Soy bastante maniático. Necesito silencio, calma absoluta y determinadas horas de lectura. Curiosamente, sí pongo música de fondo para escribir.

  1. Si no hubieras sido escritor, ¿qué otra disciplina artística te hubiera gustado desarrollar profesionalmente?

A mí me fascina la capacidad de los compositores para crear una canción de tres minutos y contar una historia con planteamiento, nudo y desenlace. Que sea capaz de hacer llorar, que la gente la asocie a momentos de su vida, que las parejas la llamen «su canción» o que un estadio a rebosar la cante durante un concierto. Sin duda me encantaría ser capaz de componer.

  1. ¿Qué libro les dedicarías a los políticos españoles actuales?

Les recomiendo la Historia de los 47 Ronin. Está basada en una historia real acaecida en Japón entre 1701 y 1703, y supone un poderoso ejemplo de ética, lealtad, principios y sacrificio. Cuatro características que todos los políticos deberían atesorar, pero…, —y no he escogido el término «atesorar» por casualidad—.

  1. Recomiéndanos un libro de ensayo.

Hay uno al que vuelvo recurrentemente por su sabiduría y crudeza, es El príncipe, de Nicolas Maquiavelo. Me parece una obra excepcional que no ha perdido un ápice de actualidad en cuatro siglos.

Por nombrar algo más actual y también enmarcado en el ensayo, nombraré Vida, las memorias de Keith Richards. Es la historia del rock contada a través de la vida de uno de sus máximos exponentes. Me quedo con una frase de Richards que resume muy bien esta obra: «No sé lo que escucháis ahora, pero sea lo sea, es gracias a mí».

  1. Recomiéndanos un libro de poesía.

En este caso tengo la obligación de recurrir a un clásico y lo hago por dos razones. La primera es que no soy un lector habitual de poesía, por lo que no dispongo de un gran catálogo. La segunda es que la obra que voy a mencionar es atemporal, sublime, escalofriante y conmovedora a partes iguales; Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca. En esta obra, el poeta parece estar intuyendo su trágico desenlace.

  1. Recomiéndanos una librería en Madrid o en otra ciudad.

En Madrid, la librería Miguel Miranda de calle Lope de Vega es todo un viaje en el tiempo. Solo su arquitectura ya merece una visita, pero además es el lugar donde encontrar ediciones maravillosas de clásicos y volúmenes descatalogados. Un lugar único.

  1. Un clásico que consideres sobrevalorado.

Me resulta difícil hablar mal de un libro. El arte, en general, yo tiendo a admirarlo y disfrutarlo, o a ignorarlo. Voy a tener el atrevimiento de nombrarte un título, pero debidamente argumentado. Es El guardián entre en centeno, de Salinger. En primer lugar, es una obra rodeada de misticismo debido a que fue encontrada entre las pertenencias del asesino de Lennon y se encontraba entre las lecturas de Charles Manson o Harvey Oswald. Al margen de este dato anecdótico y morboso, es una obra acerca de la iniciación adolescente que, leída por un adulto, siempre nos sabe a poco. Es como encumbrar a Enid Blyton; con doce años las historias de «Los cinco» o «Los siete secretos» nos parecían asombrosas, pero hoy probablemente no se encuentren entre los libros de cabecera de ningún adulto. Salinger me parece un ejemplo similar, elevado a los altares de la literatura por medio de cierta mitomanía perturbada.

  1. Una obra que consideres infravalorada.

No necesariamente infravalorada, pero sí una obra que siempre he pensado que debería tener mucha más trascendencia es Cien años de soledad. Me parece la mejor novela del siglo XX y tengo la sensación de que se está olvidando, sobre todo entre las nuevas generaciones. No conocer Macondo es pecado en todas las religiones que yo profeso.

  1. Negarás haberlo confesado, pero nadie sabe que lees…

No creas que tengo mucha lectura inconfesable. Quizás sea curioso que suelo desconectar de las obras más densas con algunos cómics —sobre todo de Ibáñez—, y que tengo la costumbre de leer mis propias novelas dos años después de ser publicadas.

Conoce a los autores. Entrevista a Víctor J. Sanz

Continuamos con la sección «Conoce a los autores».

En esta ocasión, responde a nuestra entrevista Víctor J. Sanz, autor del libro El arte de contar historias. El libro del business storytelling, en el que analiza el lenguaje de la publicidad y el storytelling aplicado a la publicidad y marca personal.

Víctor J. Sanz se dedica a la escritura, a la formación, a la corrección,  al asesoramiento literario y a la creación y gestión de páginas web para profesionales de la escritura y del mundo editorial en general. Imparte cursos de redacción publicitaria (business storytelling), de escritura para la web y de inspiración en Cálamo&Cran.

Libro y entrevista a Víctor J. Sanz

1. ¿Crees que se puede tener un solo libro favorito? Si es así, dinos cuál es el tuyo.

No lo creo. Me resulta imposible quedarme con uno, pues eso significa no elegir favoritos a tantos y tantos libros sensacionales como me he cruzado.

2. ¿Lees en papel o en digital?

Leo en papel y en digital. De hecho, procuro tener cada libro en ambos formatos para poder leerlo en cualquier circunstancia, momento y lugar.

3. Cuando lees un libro, ¿te gusta subrayar, anotar, doblar las páginas… o lo dejas inmaculado?

Antes les hacía de todo a los pobres libros: subrayaba, doblaba las esquinas de las páginas, escribía notas en los márgenes (¡con varios colores!)… Ahora no podría hacerlo, ahora tomo notas en una libreta o en un archivo digital mientras leo.

4. Si puedes elegir, ¿lees los libros traducidos o en el idioma original?

Generalmente leo todo traducido, pero de vez en cuando procuro leer en el idioma original (solo si es inglés o francés), porque creo que enriquece enormemente la experiencia de la lectura.

5. ¿Qué libro te gustaría haber escrito?

Cualquiera de esos que no puedo dejar fuera de la lista de favoritos.

6. ¿Eres más un ratón de biblioteca o un comprador de libros compulsivo?

Sí y sí. Alguna vez me ha pasado que llego a casa con un libro que acabo de comprar con toda la ilusión del mundo y cuando voy a colocarlo en el lugar que le corresponde, me encuentro con una edición anterior del mismo título.

7. ¿Eres de los que no devuelven los libros cuando se los prestan o de los que no prestan los libros porque no los devuelven?

Solo presto libros a aquellas personas que pueden sacar un provecho de su lectura. Si no lo devuelven, no me importa, sé que al autor le vendrá bien haber vendido dos ejemplares gracias a un préstamo no devuelto.
En cuanto a mí, soy de los que procuran devolver lo prestado. Pero alguna vez me ha pasado que he pedido prestado algún libro y, bueno, aún no lo he devuelto. Supongo que con ello quiero mantener un lazo con la persona que lo prestó.

8. ¿Lees en completo silencio o con música de fondo?

Generalmente en silencio, pero también me gusta ambientar algunas lecturas con la música que creo que les puede venir bien.

9. Si no hubieras sido escritor, ¿qué otra disciplina artística te hubiera gustado desarrollar profesionalmente?

Supongo que la pintura.

10. ¿Qué libro les dedicarías a los políticos españoles actuales?

Cualquiera que les recordara que ellos son nuestros sirvientes y no al revés.

11. Recomiéndanos un libro de ensayo.

El viaje del escritor, de Christopher Vogler.

12. Recomiéndanos un libro de poesía.

Por desgracia no leo mucha poesía, pero cuando lo hago me gusta leer a José Hierro, Antonio Machado, Neruda, Cernuda…

13. Recomiéndanos una librería en Madrid o en otra ciudad.

Cualquiera en la que te dejen oler los libros. No, en serio, cualquiera. Donde vivo no tengo cerca ninguna librería «en condiciones». Me gustan mucho las librerías como Nakama (Madrid) o Picasso (Granada).

14. Un clásico que consideres sobrevalorado.

Creo que hay unos cuantos sobrevalorados, pero comprendo que, cada cual en su momento, tuvieran el impacto que tuvieron. Si he de elegir a uno, me quedo con Por quién doblan las campanas.

15. Una obra que consideres infravalorada.

Muchas de géneros humorísticos que, por defecto e injustamente, están en una segunda fila, pero merecerían un lugar destacado por su calidad.

16. Negarás haberlo confesado, pero nadie sabe que lees…

Me encanta leer todo tipo de historias fantásticas, especialmente, las de carácter conspiranoico, ya que excitan muchísimo mi imaginación y cuando las acabo estoy que me escribo encima.

Conoce a los autores. Entrevista a Alberto Gómez Font

Empezamos una nueva sección en el blog llamada «Conoce a los autores». En cada nueva entrada encontrarás una entrevista con preguntas sobre libros y literatura realizada a los escritores que han publicado con nosotros. Con esto queremos que conozcas detalles curiosos de los autores que te gustan, así como nuevas obras y recomendaciones que te pueden interesar y no conocías.

En la primera entrada de «Conoce a los autores» entrevistamos a Alberto Gómez Font, autor de Errores correctosobra que aglutina errores lingüísticos cometidos por periodistas (ortográficos, tipográficos, morfológicos, sintácticos, léxicos, extranjerismos, vulgarismos, anacolutos, redundancias…) que ya están incrustados en la lengua general y han dejado de formar parte de esa lista de errores.

Entrevista a Alberto Gómez Font y la portada de su libro «Errores correctos»

 

Alberto Gómez Font, miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), es barman, lingüista y, por razones de edad —ya es sexygenario— varias veces ex: exdirector del Instituto Cervantes de Rabat (2012-2014), excoordinador general de la Fundación del Español Urgente (2005-2012) y exasesor lingüístico y revisor de textos en el Departamento de Español Urgente de la Agencia Efe (1980-2015).

En la actualidad forma parte del colectivo Palabras Mayores, dedicado a la impartición de talleres sobre cuestiones relacionadas con el español: ortotipografía, corrección de textos, asesoría lingüística, diseño gráfico…, dirigidos a traductores, correctores, redactores y otros profesionales interesados en perfeccionar su uso de la lengua.

A continuación, lee la entrevista y conoce más a este magnífico autor.

  1. ¿Crees que se puede tener un solo libro favorito? Si es así, dinos cuál es el tuyo.

La vorágine, de José Eustasio Rivera.

  1. ¿Lees en papel o en digital?

Papel.

  1. Cuando lees un libro, ¿te gusta subrayar, anotar, doblar las páginas… o lo dejas inmaculado?

Lo dejo inmaculado, o con alguna nota al final.

  1. Si puedes elegir, ¿lees los libros traducidos o en el idioma original?

En el idioma original.

  1. ¿Qué libro te gustaría haber escrito?

La vida perra de Juanita Narboni, de Ángel Vázquez.

  1. ¿Eres más un ratón de biblioteca o un comprador de libros compulsivo?

Comprador de libros (casi compulsivo).

  1. ¿Eres de los que no devuelven los libros cuando se los prestan o de los que no prestan los libros porque no los devuelven?

No los pido prestados ni los presto.

  1. ¿Lees en completo silencio o con música de fondo?

Con música de fondo.

  1. Si no hubieras sido escritor, ¿qué otra disciplina artística te hubiera gustado desarrollar profesionalmente?

La pintura.

  1. ¿Qué libro les dedicarías a los políticos españoles actuales?

El dardo en la palabra, de Fernando Lázaro Carreter.

  1. Recomiéndanos un libro de ensayo.

Estilo rico, estilo pobre, de Luis Magrinyà.

  1. Recomiéndanos un libro de poesía.

Todos los de Luis Ángel Lobato.

  1. Recomiéndanos una librería en Madrid o en otra ciudad.

Marcial Pons (plaza del Conde de Valle de Suchil).

  1. Un clásico que consideres sobrevalorado.

Cien años de soledad.

  1. Una obra que consideres infravalorada.

Las tres novelas de Ángel Vázquez.

  1. Negarás haberlo confesado, pero nadie sabe que lees…

Novelitas de espionaje y de misterio ambientadas en Tánger.