Conoce a los autores: Jose Barroso

Con esta sección queremos que los lectores se acerquen a los autores. A lo largo de varias preguntas cortas encontraréis recomendaciones, anécdotas, curiosidades…

Jose Barroso es el autor de El enigma Quijote, el último lanzamiento de {Pie de Página} y de la colección Tinta Negra.

Jose Barroso nació en 1976 en Ronda (Málaga) y vive actualmente en Granada. Tras más de quince años dedicado al marketing empresarial y a los negocios, inicia su carrera como novelista con El secreto de Arunda (Fanes, 2014), una novela ambientada en la ciudad de Ronda durante la reconquista de los Reyes Católicos. Amante de la historia, de sus enigmas y de sus conflictos, intenta ofrecer una visión rigurosa y realista de los acontecimientos que relata desde la más absoluta documentación.

Después de la publicación de tres novelas históricas, aborda su primer texto contemporáneo con El enigma Quijote.

  1. ¿Crees que se puede tener un solo libro favorito? Si es así, dinos cuál es el tuyo.

No lo creo. Todos los lectores hablamos de «nuestros libros de cabecera», en plural. Para mí es imposible quedarme con un solo título, pero me ocurre algo similar con la música o el cine. La elección de un favorito está relacionada con los estados de ánimo y los momentos vitales por los que transitamos, de modo que acotarlo a un solo título supone una estabilidad que debe parecerse mucho al aburrimiento. Teniendo todo esto en cuenta, te daré algunos títulos; Sinuhé el egipcio, Yo, Claudio, El señor de los anillos, Cien años de soledad o, por supuesto, el Quijote.

  1. ¿Lees en papel o en digital?

Ambos. No cambio el tacto del papel por nada, soy de la vieja escuela. Pero aprecio la facilidad, ligereza y calidad de los formatos digitales. Mi carrera literaria comenzó con novelas históricas documentadas en base a textos de Cicerón, Tito Livio, Julio César, etc. Tener todo eso a mano y poder buscar un determinado pasaje en un instante es algo que solo puede hacerse digitalizando las obras de consulta

Además, viajo mucho y la forma más sencilla de moverte y poder llevar tu biblioteca a cuestas es un Kindle.

  1. Cuando lees un libro, ¿te gusta subrayar, anotar, doblar las páginas… o lo dejas inmaculado?

Inmaculado, podría venderlos como nuevos. Yo hago cientos de anotaciones, sobre todo cuando la obra que estoy leyendo está destinada a mi propia documentación, pero todos tenemos a mano soportes donde tomar notas, impresiones y literalidades. En cualquier dispositivo electrónico de los que tengo a mi alrededor hay varios cientos de notas. Cuando empiezo con una historia necesito recurrir a todos ellos para ordenar y recordar ideas. Precisamente en ese momento pienso siempre en establecer algún método más pulcro para mis notas, pero siempre lo dejo para la siguiente novela.

  1. Si puedes elegir, ¿lees los libros traducidos o en el idioma original?

Por supuesto originales. A mí me gusta acceder a una obra tal y como la concibió el autor. Me ocurre lo mismo con el cine y otras disciplinas artísticas. Tengo un amigo francés que aprendió castellano para poder leer el Quijote y captar su esencia original; soy exactamente de la misma opinión.

  1. ¿Qué libro te gustaría haber escrito?

Cuando tenía 13 años leí Sinuhé, el egipcio e inmediatamente supe que quería ser escritor. Tenía que aprender a crear el abanico de sensaciones que aquella novela había provocado en mí: euforia, tristeza, nostalgia, hacer la risa brotar e incluso acelerar el corazón mediante la palabra escrita. Sinuhé me convirtió en escritor, de modo que, si tuviese que sustituir a un autor, sería Mika Waltari.

  1. ¿Eres más un ratón de biblioteca o un comprador de libros compulsivo?

No me aplicaría nunca el adjetivo «compulsivo», pero prefiero comprar los libros, conservarlos y aumentar mi biblioteca; la simple contemplación de mis estanterías cargadas de ejemplares me resulta agradable.

  1. ¿Eres de los que no devuelven los libros cuando se los prestan o de los que no prestan los libros porque no los devuelven?

Mi padre, que era un gran lector, decía que conocía a personas que habían conseguido toda su biblioteca gracias a no devolver nunca un libro prestado. Siempre devolvía los que le prestaban, aunque rara vez tenían esa consideración con él. Yo adopté la misma política. Devuelvo rápida y escrupulosamente aquellos ejemplares que me dejan y, te soy sincero, no me gusta prestar los míos; siempre me queda la sensación de que nunca volveré a verlos.

  1. ¿Lees en completo silencio o con música de fondo?

Soy bastante maniático. Necesito silencio, calma absoluta y determinadas horas de lectura. Curiosamente, sí pongo música de fondo para escribir.

  1. Si no hubieras sido escritor, ¿qué otra disciplina artística te hubiera gustado desarrollar profesionalmente?

A mí me fascina la capacidad de los compositores para crear una canción de tres minutos y contar una historia con planteamiento, nudo y desenlace. Que sea capaz de hacer llorar, que la gente la asocie a momentos de su vida, que las parejas la llamen «su canción» o que un estadio a rebosar la cante durante un concierto. Sin duda me encantaría ser capaz de componer.

  1. ¿Qué libro les dedicarías a los políticos españoles actuales?

Les recomiendo la Historia de los 47 Ronin. Está basada en una historia real acaecida en Japón entre 1701 y 1703, y supone un poderoso ejemplo de ética, lealtad, principios y sacrificio. Cuatro características que todos los políticos deberían atesorar, pero…, —y no he escogido el término «atesorar» por casualidad—.

  1. Recomiéndanos un libro de ensayo.

Hay uno al que vuelvo recurrentemente por su sabiduría y crudeza, es El príncipe, de Nicolas Maquiavelo. Me parece una obra excepcional que no ha perdido un ápice de actualidad en cuatro siglos.

Por nombrar algo más actual y también enmarcado en el ensayo, nombraré Vida, las memorias de Keith Richards. Es la historia del rock contada a través de la vida de uno de sus máximos exponentes. Me quedo con una frase de Richards que resume muy bien esta obra: «No sé lo que escucháis ahora, pero sea lo sea, es gracias a mí».

  1. Recomiéndanos un libro de poesía.

En este caso tengo la obligación de recurrir a un clásico y lo hago por dos razones. La primera es que no soy un lector habitual de poesía, por lo que no dispongo de un gran catálogo. La segunda es que la obra que voy a mencionar es atemporal, sublime, escalofriante y conmovedora a partes iguales; Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca. En esta obra, el poeta parece estar intuyendo su trágico desenlace.

  1. Recomiéndanos una librería en Madrid o en otra ciudad.

En Madrid, la librería Miguel Miranda de calle Lope de Vega es todo un viaje en el tiempo. Solo su arquitectura ya merece una visita, pero además es el lugar donde encontrar ediciones maravillosas de clásicos y volúmenes descatalogados. Un lugar único.

  1. Un clásico que consideres sobrevalorado.

Me resulta difícil hablar mal de un libro. El arte, en general, yo tiendo a admirarlo y disfrutarlo, o a ignorarlo. Voy a tener el atrevimiento de nombrarte un título, pero debidamente argumentado. Es El guardián entre en centeno, de Salinger. En primer lugar, es una obra rodeada de misticismo debido a que fue encontrada entre las pertenencias del asesino de Lennon y se encontraba entre las lecturas de Charles Manson o Harvey Oswald. Al margen de este dato anecdótico y morboso, es una obra acerca de la iniciación adolescente que, leída por un adulto, siempre nos sabe a poco. Es como encumbrar a Enid Blyton; con doce años las historias de «Los cinco» o «Los siete secretos» nos parecían asombrosas, pero hoy probablemente no se encuentren entre los libros de cabecera de ningún adulto. Salinger me parece un ejemplo similar, elevado a los altares de la literatura por medio de cierta mitomanía perturbada.

  1. Una obra que consideres infravalorada.

No necesariamente infravalorada, pero sí una obra que siempre he pensado que debería tener mucha más trascendencia es Cien años de soledad. Me parece la mejor novela del siglo XX y tengo la sensación de que se está olvidando, sobre todo entre las nuevas generaciones. No conocer Macondo es pecado en todas las religiones que yo profeso.

  1. Negarás haberlo confesado, pero nadie sabe que lees…

No creas que tengo mucha lectura inconfesable. Quizás sea curioso que suelo desconectar de las obras más densas con algunos cómics —sobre todo de Ibáñez—, y que tengo la costumbre de leer mis propias novelas dos años después de ser publicadas.

 

Lee las primeras páginas de El enigma Quijote.

Entrevista: El enigma Quijote de Jose Barroso

Con motivo del lanzamiento de la novela El enigma Quijote en nuestra colección Tinta Negra, entrevistamos a su autor, Jose Barroso, para que nos cuente cómo fue su proceso de escritura.

El enigma Quijote es una novela negra trepidante de lectura ágil que aborda el Quijote y desgrana los misterios que a simple vista pasan desapercibidos, pero que han estado esperando a ser revelados durante 400 años. Sus protagonistas, en medio de un escenario amenazante y en constante huida, siguen las pistas que el propio Cervantes dejó ocultas en su obra y en los lugares que visitó.

Cubierta El enigma Quijote

 

Entrevista a Jose Barroso:

  1. ¿Cuál fue el germen de esta novela? ¿Cómo surgió?

El enigma Quijote es una novela gestada a fuego lento. El germen debo situarlo en algún momento entre 2013 y 2014 cuando casualmente enlacé varias lecturas que tenían La divina comedía, de Dante, como telón de fondo. Fue algo casual, pero que me llevó a pensar lo mucho que se juega con la obra cumbre de la literatura italiana y lo poco que se hace con el Quijote. Fue un flash, un pensamiento al que dediqué unos instantes, pero que, de alguna forma, quedó grabado en mi memoria. El siguiente hito es 2016, cuando se conmemoraba el 4.º centenario del fallecimiento de Cervantes y me decidí a leer el Quijote. Fue casi una epifanía. Desde el primer instante comencé a ver posibilidades para una novela de misterio. Aún necesitaría más de un año para tener un guion plausible, pero a finales de 2017 logré ponerme a escribir con una idea muy formada de lo que quería hacer.

  1. El Quijote es uno de los libros más estudiados del mundo y, aun así, sigue creando admiración y siendo utilizado como recurso, ¿por qué crees que sucede esto?

Una novela tiene que ser extraordinaria para sobrevivir 400 años. En este caso no hablamos de una supervivencia residual o acotada a los estudiosos. el Quijote sigue estando de moda e inspirando al mundo. Desde los contemporáneos de Cervantes, como Góngora o Quevedo, hasta el mismísimo Tarantino, pasando por Borges, Gabriel García Marquez, Buñuel, Picasso…, las aventuras del hidalgo de la Mancha son una fuente de inspiración universal y cada vez que un artista se ve atraído por el Quijote y toma prestado alguno de sus pasajes para usarlo en su propia obra, amplifica, engrandece y actualiza la obra de Cervantes.

  1. Aunque con tintes históricos, esta novela se acerca más al género negro que tus anteriores.

Sí, es mi primera novela no histórica. Supongo que cualquier escritor te dirá que no puede escribir lo que él desea, sino aquello que le inspira. En esta novela la parte histórica es un recurso importante para la resolución del misterio final. El enigma Quijote es un gran puzle y algunas de sus piezas hay que descubrirlas en el siglo XVI, aunque la inmensa mayoría de su trama transcurre en la actualidad. Podemos enmarcar la novela en el género negro, el thriller o misterio, pero parte de su encanto es precisamente que resulta difícil de etiquetar.

  1. Aunque es una novela y hay componentes de ficción, se dan datos verídicos sobre Cervantes y su obra que invitan a los lectores a releer o leer el Quijote, ¿era tu intención?

Una de las preguntas que me han hecho las personas que han leído la novela es si todo lo que se dice en ella es cierto. Y es así. Absolutamente todos los datos son verídicos, tanto los incluidos en el Quijote, que son desconcertantes; como los referentes a la vida de Cervantes, que dan para una novela en sí mismos.

El manco de Lepanto fue militar, recaudador de impuesto, asistente del clero, navegante, cautivo, cortesano, espía… Todo ello enriqueció su obra y le capacitó para legar una novela inmortal. Mi humilde aportación intenta engrandecer su figura y la de sus personajes, poniendo el foco en situaciones y momentos muy concretos. Todo ello acaba elevando la curiosidad del lector e invitándolo a buscar el polvoriento ejemplar del Quijote que tiene en su biblioteca. No diría que fue mi intención, pero sí te aseguro que es un honor que alguien se sienta atraído por la novela más grande de todos los tiempos después de leer mi texto.

  1. Tu novela también invita a viajar y a recorrer lugares destacados en la vida de Cervantes. Gracias a ella nos familiarizamos con muchas localizaciones.

La Mancha es esencial en esta novela. Mis viajes por la Mancha, de los que no te daré localizaciones exactas para no hacer spoilers, fueron esenciales para el resultado final. Además, encontré mucha ayuda y enamorados de la obra de Cervantes que se convirtieron en colaboradores desinteresados. En el Quijote se detallan un buen número de lugares que 400 años después podemos visitar. Para mí fue un viaje en el tiempo, con el añadido de que iba ideando la trama y buscando lugares en los que ocultar determinados secretos que después el lector tendrá que ir descubriendo. Todo este proceso me convirtió en un enamorado de la Mancha.

  1. Además del secreto que nos develas en tu novela, ¿qué más has descubierto leyendo el Quijote?

El Quijote está repleto de grandes y pequeños misterios. Cervantes propuso varios retos a sus lectores. El primero es evidente: el lugar de la Mancha…, que está oculto en el texto posterior y es localizable si seguimos las pistas. Pero no es el único; podemos encontrar referencias a la cábala, alquímicas, críticas a la Inquisición, o un profundo trasfondo político y social de la España del siglo XVI. Permíteme no entrar en detalles, invito a los lectores a leer mí novela y, sobre todo, el Quijote.

Te aseguro que, con independencia de la parte novelada, algunas de las revelaciones son desconcertantes.

  1. Esta es una novela para todos los públicos, tanto los adolescentes como los adultos aprenderán y, por supuesto, pasarán unas horas trepidantes.

Creo que el resultado final es una mezcla explosiva de datos reales, sorprendentes revelaciones y una trama cuya emoción va in crescendo. Como lector es todo lo que le puedo pedir a una novela. Y no olvidemos un dato esencial: todo lo relatado está recogido en la obra de Cervantes. El enigma está ahí esperando a ser descubierto.